La Auditoría Superior del Estado de Baja California (ASEBC) en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en Baja California, impartieron el curso “ABC de la Actualización de Factura Electrónica 3.3”

El día 26 de enero de 2018, la Auditoría Superior del Estado de Baja California (ASEBC), en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en Baja California, impartió el curso denominado “ABC de la Actualización de Factura Electrónica 3.3.”, en las instalaciones de la ASEBC, dirigido al personal adscrito a las unidades administrativas de auditoría con sede en la ciudad de Mexicali, Baja California.

Antes de dar inicio el C.P. Carlos Padilla Villavicencio, Auditor Superior de Fiscalización del Estado de Baja California en funciones por disposición de Ley, agradeció a los participantes y en lo particular al Lic. Jacobo Noé Corona Bolaños Cacho, Administrador Desconcentrado de Servicios al Contribuyente del Servicio de Administración Tributaria en Baja California, por su valioso apoyo y facilidades brindadas en la impartición del curso. Toda vez que de conformidad con la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Estado de Baja California y sus Municipios (LFRCBC), la ASEBC para la fiscalización de la cuenta pública, tiene entre otras atribuciones, la de verificar que las operaciones que realicen las entidades fiscalizadas se efectúen con apego a la legislación fiscal.

En su presentación, el personal del SAT expuso que la modernización de la factura electrónica 3.2. a la versión 3.3., tiene como objetivo incrementar la calidad de la información que se obtiene en la emisión de la factura para brindar servicios a los contribuyentes, eliminar prácticas indebidas y errores, trasformar la interacción del contribuyente con la autoridad tributaria e imperceptibilidad del pago de impuestos.

La importancia de la transición es erradicar los principales problemas de la versión 3.2., por ello se incorporaron 46 reglas de validación; 17 catálogos; 16 campos que incluyen formas de estructura; registro de descuentos por concepto; verificación del R.F.C.; información del uso que el receptor le dará al comprobante; no permite el uso de números negativos, ni permite conceptos con valor en 0; se eliminan 19 campos; se elimina la información de domicilio del receptor y disminuye el riesgo de cometer errores al momento de capturar.

En este sentido, ahora con la versión de la factura electrónica versión 3.3. se registra el código postal del domicilio fiscal o sucursal conforme al catálogo de códigos postales; se registra conforme al régimen fiscal; conforme al catálogo de forma de pago; conforme al catálogo de método de pago y se incorporan nómina y pagos; además se registra conforme al catálogo de uso del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI); con la clave que identifica la relación que hay entre facturas; por concepto; por catálogo de productos y servicios, y al catálogo de unidad de medida.

Finalmente señaló que durante el periodo de transición, el cual concluyó el pasado 31 de diciembre de 2017, los contribuyentes podían emitir facturas utilizando las versiones 3.2. y 3.3., recomendando que para la emisión de facturas es importante que el personal que participa en los procesos de facturación de una empresa esté actualizado y capacitado en esta nueva forma de facturar.